Mi experiencia con

Horno eléctrico GrovenPro de 16 litros (TY161S)

Chiquitito pero poderoso


Por Steff QO

Compartir


Publicidad
Publicidad

Hace poco me fui a vivir sola y además de lo cara que está la vida, los espacios en los departamentos son cada vez más enanos y mi cocina no es la excepción. Por esto mismo tuve que priorizar entre quedarme con el microondas gigante que no me dejaba espacio para poner ni un hervidor o tener un horno eléctrico que, al menos para mi, me sería mucho más útil para cocinar.

Así fue como un día, en ese sitio llamado descuentosrata.com salió este horno eléctrico GrovenPro de 16 litros por $21.990 en el Líder, más encima, con envío gratis. En los comentarios de Twitter se quejaban de que era muy chico y que no servía para nada, pero dije, por qué no probarlo, así que lo compré.

Llegó en un par de días y la caja era tan liviana que pensé que me habían cagao estafado y venía vacía, pero no fue así porque ahí estaba el horno. Lo instalé al tiro y, para mi agrado, ocupaba muchísimo menos espacio que el microondas que tenía. Traía una bandeja, una rejilla y una especie de pinza para manipular la rejilla que no entendí cómo se usaba así que (como nunca) me puse a leer el manual. 

La única advertencia para su uso era que antes de usarlo, se debía enchufar y dejar prendido por un par de minutos porque salía humo. Qué bueno que lo leí porque lo puse a 180° por 10 minutos y efectivamente salió un poco de humo y el típico olor a plástico calentándose por primera vez, pero nada para alarmarse o tener que ventilar toda la casa.

Tiene 3 modos para hornear (por arriba, solo por abajo o en ambas superficies), además de la perilla para regular la temperatura y otra para poner el temporizador. De nuevo, nada del otro mundo y muy intuitivo de usar.

De su uso nada que decir, toma temperatura súper rápido, hornea bien por ambos lados y no salió más el olor a plástico ni el humo del principio. Si lo vemos en tamaño, no me alcanza para cocinar una lasaña para 10 personas (mide 40 cm de ancho y 31 de profundidad), pero si vives solo o con alguien más, alcanza super bien. Yo hice la lasaña en un tupper mediano y me sobraba un poco de espacio. La “pinza” que trae es para enganchar la rejilla y poder sacarla del horno y pucha que es útil. Una, para no quemarse obviamente y dos, porque al ser pequeño, si meten la mano con estos guantes de silicona de cocina pueden chocar con la barra o los bordes del horno y chamuscar el guante como me pasó a mi.

Ya llevo varias semanas con él y cero atado. Un día hice hice pizza con la masa de tacos tamaño regular y quedaron perfectas. Ahí pude colocar una pizza en la rejilla en el espacio más alto y otra en la bandeja en el espacio más bajo. Como en 15 minutos estuvieron listas y me salvaron el almuerzo. Incluso un día metí un guatero de semillas para calentarlo con el calor que quedó cuando ya estaba apagado después de haberlo usado y funcionó 10/10.

Este horno es chiquitito pero cumplidor. Si viven solos, tienen poco espacio, poco presupuesto y no le darán un uso muy gourmet y extravagante para cocinar, vayan con confianza porque este horno de verdad apaña.